Marcos

Meterse dentro de las miles de cuevas que existen en las playas de la costa occidental asturiana y esperar a que el ojo se adapte un poco a la oscuridad, es sinónimo de descubrir un mundo de colores repartidos por las paredes del acantilado. No existe una enmarcación tan bella del mar y el cielo como estas cuevas naturales. De ayer con mi amigo Alister y Juanli
Imprecindible pinchar sobre la foto para verla a mayor resolución en otra pestaña y después F11 si quereis verla a pantalla completa.

nsn-2719

Canon 5DIII, Canon 16-35 mm f4L, ISO 50, CPL. Fusión manual de la luminancia de tres imágenes y procesado global en LightRoom

Esta Entrada Tiene 2 Comentarios

  1. La riqueza de rincones parece infinita, siempre eres capaz de sorprendernos con lugares y momentos preciosos

    1. Esa tarde había una luz difusa preciosa que ayudaba mucho con el enorme rango dinámico que hay en la imagen. Un abrazo Eduard

Deja una respuesta

Close Menu